domingo, 27 de noviembre de 2011

nunca te alejes.

Ojalá la vida fuera siempre así de fácil, un pequeño gesto, y ya sabes lo que el otro espera de ti. Pero no, nos pasamos el día enredados en mil malentendidos y nos alejamos muchas veces de la gente a la que queremos. Nos cuesta comunicar nuestros deseos y casi nos tenemos que sorprender de que las cosas, a veces, salgan como nosotros queremos. Igual la clave está en aprovechar las cosas de la vida según llegan, sabiendo que a veces es duro superar el pasado. Pero sabiendo también que la vida te suele dar más de una oportunidad. Aunque a veces te creas que a ti, precisamente a ti, no te da ninguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario