sábado, 31 de marzo de 2012

eres los viernes de mi semana, esos días que espero con tanta ansia.

Mira, tú eres los viernes de mi semana, sí, esos días que esperas con tanta ansia, así te espero yo. Cuando alguien está hablando y de repente para y necesitas saber que sigue, así te necesito yo. Cuando dejas el trocito de pizza que más hecha está para el último mordisco y se te cae, así es cuando estoy lejos de ti. La rabia que te da de haber estudiado y sabértelo y en el examen que se te olvide, esa rabia la tengo yo cuando no puedo tenerte. Cuando te callas para no montar jaleo y contestar a alguien, la impotencia que sientes en ese momento es la misma que yo siento al no poder gritar al mundo que te quiero.

todos los días de mi vida.

Voy a morderte los labios a cada milésima de segundo. A clavarte mis pupilas como si fueran chinchetas. Te demostraré lo mucho que te quiero y lo que me importas. Mandaré a mis labios de excursión por tus orejas susurrando palabras sin sonido. Para el reloj. Me importa una mierda la hora que sea. Si es de día o de noche a nosotros no nos afecta. Lo único que importa somos tú y yo. Súbete conmigo a esa montaña rusa donde el ritmo marca los latidos de mi pecho. Donde tú y yo lo único que tenemos que hacer es dejarnos llevar. Donde voy a quererte hasta la última letra de tu nombre. Porque eso es lo que me apetece hacer hoy, y todos los días de mi vida.

martes, 27 de marzo de 2012

no tengas miedo.

Todo lo que tienes que haces es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma y otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, sé quien eres y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play, y más, y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.

todo recto hasta el amanecer.

Seguí las órdenes de Peter Pan para ser feliz, la segunda estrella, a la derecha y todo recto hasta el amanecer. Lástima que por el camino me encontré a un payaso que se había escapado del circo, se rió de mi, pero me di cuenta a tiempo y al final, todo esta en su sitio. Ahora soy yo la que se ríe de él, porque al fin y al cabo es eso ¿no? un payaso y yo sigo mi camino, todo recto hasta el amanecer.

simplemente, volver a ser una niña.

No sabes cómo me encantaría ponerme esas botas y volver a tener 8 años, salir corriendo a la calle y ponerme de bajo de la lluvia a saltar en todos los charcos que se me pongan por medio en mi camino, no tener miedo de nada, solo correr bajo la lluvia y sentirme libre, sin agobios, sin presiones, sin miedos, y caerme, mojarme y volverme a levantar para seguir saltando y saltando; encontrarme a otros niños en mi camino y contagiarnos la felicidad. No sabes cómo me gustaría simplemente, volver a ser una niña.

seguiré siendo una locaja.

¿Cómo coño quieren que me porte bien? Si de pequeña veía que Tarzán andaba desnudo, Cenicienta llegaba a media noche, Pinocho mentía, Batman conducía a 320 km/h, la Bella Durmiente era una vaga, Blancanieves vivía con 7 tios, Caperucita no le hacía caso a su madre, Betty Bop iba vestida como una puta, Pulgarcita tiraba migas por todas partes y Popeye fumaba hierba... Por favor, ¡No me jodas!
-¿Que cómo me trata la vida en estos momentos?. Veamos, mi vida es como una montaña rusa, en ocasiones estoy en la cima queriendo comerme el mundo y en otras estoy totalmente abajo deseando esconderme de todo.
- ¿Sabes qué? Algún día yo te construiré una montaña rusa para que tú y yo estemos en la cima y le dediquemos una sonrisa a todas esas personas que nos han lastimado en esta vida. Lo prometo.